Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Kit de prensa: https://we.tl/t-VpZmlZAB2v
Vocero: Alexandra Agudelo Ruiz, secretaria de Educación.

-Cada año, las instituciones educativas deben revisar su manual de convivencia promoviendo ambientes incluyentes.

-Sin importar su cambio de sexo o nombre en el documento de identidad, todos los estudiantes tienen derecho a portar el uniforme con el que se identifiquen.

-Gracias a un protocolo de atención en los establecimientos educativos, quien incurra en discriminación puede llegar a ser demandando penalmente.

Con la política pública para la diversidad sexual e identidades de género que rige en Medellín, el Plan Estratégico Diversidad y Ciudadanía aporta a la construcción de entornos seguros y libres de discriminación en las instituciones educativas.

A partir de este, se consolida el protocolo de lineamientos y rutas para la prevención, atención y seguimiento de las formas de discriminación y violencia hacia la población LGBTIQ+, el cual permite, por ejemplo, el uso del uniforme con el que los estudiantes se sientan identificados, sin importar si hizo o no la reasignación sexual o nombre en su documento de identidad, así mismo, contempla sanciones por agresiones físicas o verbales motivadas por prejuicios basados en la orientación sexual de cualquier alumno, docente o personal de la institución educativa, entre otros.

De manera articulada, en la promoción del respeto por el libre desarrollo de la personalidad se vinculan la Secretaría de Educación, la Personería y la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos.

“Los estudiantes que sientan vulnerado algún derecho, pueden acudir al comité escolar de convivencia, desde donde se inicia la investigación de la agresión y se deja registro. De escalar la situación, se procede a emitir denuncia, pues el hecho es considerado delito según la ley 1484 de 2011. Por fortuna son pocos los casos, pues la cultura de la igualdad es protagonista en los establecimientos educativos, a tal punto que hoy contamos con líderes estudiantiles pertenecientes a la población LGBTIQ+ respaldados por sus compañeros y maestros”, aseguró la secretaria de Educación, Alexandra Agudelo Ruiz.

Gracias al acompañamiento y actualización de los manuales de convivencia, se fomenta el reconocimiento y garantía de los derechos de la población LGBTIQ+, lo que también motiva la disminución de la deserción escolar.

Así mismo, se promueven redes de apoyo a estudiantes que sean víctimas de maltrato sicológico por parte de su círculo familiar, activando atención permanente de sus docentes e involucrando al ICBF.

Información para periodistas
Secretaría de Educación de Medellín
Paola Molina

COMPARTE: