Medellin Ciudad del Aprendizaje   Escudo Colombia Escudo Medellin

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

estudiantes100dias

  • Más de 300 mil estudiantes de la ciudad iniciarán sus clases este lunes 14 de enero.
  • A partir del 21 de enero comenzarán las modalidades Institucional y Jardín del programa Buen Comienzo, con 219 días de atención durante el año.
  • Con relación a los útiles escolares, la Secretaría de Educación reitera que estos tienen por objeto apoyar los procesos educativos de los estudiantes y no pueden representar para las familias una carga desproporcionada.

El 14 de enero, más de 400 sedes educativas oficiales de la ciudad recibirán a más de 300 mil estudiantes de educación oficial regular en primaria, secundaria y educación para adultos. Los establecimientos educativos oficiales y de cobertura llevarán a cabo el Calendario A con 40 semanas de actividades académicas.

Adicionalmente, ingresan a su jornada académica 135 estudiantes del programa de educación virtual asistida Blended, el cual ofrece educación básica primaria y secundaria a estudiantes con discapacidad, trastornos emocionales y/o comportamentales, en extraedad o en otras condiciones, que les impiden acceder o permanecer en la educación formal tradicional brindada en establecimientos educativos.

Asimismo, el programa UAI —Unidad de Atención Integral— entra a apoyar a los estudiantes con discapacidad sensorial visual y auditiva de las instituciones Concejo de Medellín, Francisco Luis Hernández y Monseñor Francisco Cristóbal Toro. El 4 de febrero comenzará la línea de Apoyo Pedagógico. Así, la UAI acompañará este año 176 instituciones educativas.

Es importante recordar que la UAI es un conjunto de servicios profesionales complementarios en el sistema educativo para garantizar el acceso, permanencia y promoción en condiciones de calidad y equidad a la población que presenta Necesidades Educativas Especiales derivadas de una situación de discapacidad o capacidades y talentos excepcionales, desde el enfoque de inclusión.

Por su parte, a partir del 21 de enero iniciarán las modalidades Institucional y Jardín del programa Buen Comienzo, con 219 días de atención durante el año. 

Con relación a los útiles escolares, la Secretaría de Educación reitera que estos tienen por objeto apoyar los procesos educativos de los estudiantes y no pueden representar para las familias una carga desproporcionada. Los establecimientos, al momento de definir sus listas, deben tener en cuenta lo siguiente:

  • Las listas de materiales educativos que incluyen útiles, uniformes y textos, deben ser aprobadas por el consejo directivo del establecimiento educativo, en el cual estén representados todos los estamentos. Las listas deben incluir el calendario de uso de estos materiales para que las familias los adquieran en la medida en que sean requeridos por los estudiantes.
  • Los padres de familia deben conocer la lista de materiales al momento de la matrícula para que puedan hacer la programación financiera de la totalidad de sus gastos, por lo tanto, los padres no están obligados a adquirirlos en su totalidad al inicio del año escolar.
  • Los establecimientos no pueden exigir que los materiales les sean entregados, pues son para uso exclusivo de los estudiantes y se administran en los hogares.
  • Los establecimientos educativos no pueden exigir útiles o uniformes de una marca específica o de un proveedor definido. Las familias pueden escoger en el mercado los que mejor se adecuen a sus requerimientos, cumpliendo con lo establecido en el manual de convivencia.
  • Los textos escolares para un grado determinado sólo pueden cambiarse cada tres años.
  • El establecimiento educativo sólo puede vender materiales educativos en los casos en que no se consigan en el mercado.
  • Se prohíbe a los establecimientos vender textos y uniformes, con excepción de textos que no puedan ser adquiridos en el mercado.
  • Las plataformas, ayudas virtuales, textos digitales y sus afines, deben cumplir con las mismas características enunciadas anteriormente; es decir: no pueden ser de carácter obligatorio. Los padres que no deseen hacer uso de estas herramientas deben contar con otras alternativas para apoyar la formación de los estudiantes. El establecimiento debe plantear estrategias que permitan dar uso a estos textos por mínimo 3 años.
  • La Secretaría hace un llamado a los establecimientos para comunicar a los padres de familia estas directrices. El rector o director será responsable de publicar esta información en un lugar visible y de fácil acceso durante el período de matrículas e inicio del año escolar.

En cuanto a los uniformes:

  • En ningún caso los estudiantes podrán ser desescolarizados por no asistir con el uniforme.
  • Los padres no están obligados a adquirir prendas exclusivas o de marcas definidas, respetando las características descritas en sus manuales de convivencia.
  • Sólo puede exigirse un uniforme para el uso diario y otro para educación física, recreación y deporte. La falta de uniforme por razones económicas no puede impedir la participación del estudiante en las actividades académicas.
  • Su uso debe ser regulado en el manual de convivencia.

Es importante recordar que las instituciones educativas públicas, privadas y de cobertura contratada deben incorporar en sus manuales de convivencia criterios de inclusión y de diversidad para los estudiantes que se encuentran en periodo de transición por identidad de género y requieren cambio de uniforme debidamente autorizados por los padres de familia y/o acudientes, y con el respectivo acompañamiento psicológico.

COMPARTE: