Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

img0074-catedra-debora-mova-900x600

Del 23 al 25 de noviembre se realizó la última cátedra académica del año de Mova, Centro de Innovación del Maestro, con un espacio que permitió ver la relación entre escuelas, juventudes y nuevas ciudadanías y compartir con la par académica argentina Débora Kantor, reconocida en temas de adolescencia.

La Secretaría de Educación y la Secretaría de Juventud, en alianza con la Universidad Pontificia Bolivariana, se unieron para llevar este espacio académico a jóvenes y maestros de la ciudad.
Este espacio les permitió a los jóvenes conocer la importancia de su papel en la ciudad y la escuela, y a los maestros, su rol de acompañamiento frente a temas como la estigmatización social, la responsabilidad, la confianza en las condiciones para educar y la ciudadanía en la escuela.

El primer encuentro se realizó en el Teatro Ateneo Porfirio Barba Jacob el miércoles, 23 de noviembre de 6:00 p.m. a 8:00 p.m. Allí se plantearon preguntas como: ¿Cuál es el papel de los jóvenes y los maestros frente a las nuevas ciudadanías? ¿Cuáles son las nuevas adolescencias y juventudes? ¿Cómo construir identidad frente a la exclusión que se vive en la sociedad? ¿Cuáles son las condiciones para educar en un escenario de nuevas ciudadanías?

El jueves, 24 de noviembre, se realizó un encuentro en la Corporación Casa de la Cultura Francisco de Paula Santander y la Corporación Casa Mía (comuna 6) y con el grupo de hip hop Elemento Ilegal (comuna 8). Este fue un espacio para conocer las experiencias de trabajo juvenil, reconocer los territorios y reflexionar sobre las nuevas formas de pedagogía. La idea fue conversar con los jóvenes, conocer sus actividades y tener un espacio formativo desde el diálogo.

El viernes, 25 de noviembre, se realizó la agenda satélite en la Institución Educativa El Pinal, donde se socializaron las experiencias de dos grupos de maestros en temas de educación y pedagogía.
Este intercambio educativo y cultural permitió:

  • Visibilizar procesos formativos desde el arte, la reflexión, el diálogo, la cultura, la tolerancia, el respeto y la construcción colectiva.
  • Ver la ciudad como un espacio de encuentro y de intercambio de pensamiento.
  • Generar reflexiones sobre el ser y hacer.
  • Aprender y construir con el otro.
  • Articularse con la comunidad.
  • Relacionar los temas de escuelas, juventudes y nuevas ciudadanías.

 

COMPARTE: