Medellín mejora significativamente en el Índice Sintético de Calidad Educativa

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

img rueda prensa indice sintetico

  • Medellín superó las metas de mejoramiento establecidas para el 2017 por el Ministerio de Educación.
  • La Estrategia SaberEs y el Programa Escuela Entorno Protector fueron cruciales para lograr estos resultados.
  • El puntaje en el Índice mejoró 13% en secundaria, 11% en media y 5% en primaria.

Medellín mejoró significativamente sus resultados en el Índice Sintético de Calidad (ISCE) 2017, la herramienta del Ministerio de Educación Nacional que mide el avance de las ciudades en las dimensiones de desempeño académico, ambiente escolar, progreso académico y eficiencia.

El mejoramiento de Medellín supera las metas en calidad educativa que el Gobierno Nacional le había puesto a la ciudad para el 2017, e incluso supera las metas planteadas en el Plan de Desarrollo –que eran superiores al reto nacional–.

“Recibimos con alegría y con compromiso los resultados que nos comparte el Ministerio, que son el resultado de las estrategias educativas que ha liderado nuestro alcalde Federico Gutiérrez, como son la Estrategia SaberEs y Escuela Entorno Protector”, mencionó al respecto Luis Guillermo Patiño, secretario de Educación de la ciudad.

Entre los resultados se destaca el mejoramiento en secundaria, donde el Ministerio de Educación Nacional había establecido una meta de 5.03 puntos y se alcanzó un puntaje de 5.60, y también se supera la meta de la ciudad (5.5) que era más exigente que la del Gobierno Nacional. En primaria pasaron de 5.3 a 5.5 puntos, y en media de 6.0 a 6.2.

Con SaberEs y Escuela Entorno Protector continúan los avances

Estos mejoramientos en el ISCE están impulsados por los buenos resultados en las Pruebas Saber y por las mejoras en el Ambiente Escolar. En las Pruebas Saber 11 - 2016, el 88,3% de instituciones educativas oficiales mejoraron en su puntaje global, en comparación con el 55% del 2015.

Para ello, fue esencial la puesta en marcha de la Estrategia SaberEs, que tuvo una inversión en el 2016 de $ 5.835 millones de pesos. En la Estrategia participaron 157 instituciones, 33.325 estudiantes de 8° a 11° y 698 docentes que fortalecieron sus competencias académicas; presentaron simulacros de pruebas y recibieron formación en formulación de preguntas y evaluación tipo Icfes en Lenguaje, Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.

Para este año, SaberEs aumentará la cobertura de instituciones educativas beneficiarias de la Estrategia, llegando a un mínimo de 44 mil estudiantes de 3° a 11°, a lo que se suma la inauguración en próximos meses de una nueva Megaula en la Institución Educativa Antonio Derka, que atenderá a cerca de 800 estudiantes, quienes serán formados como lectores competentes.

Por otro lado, los avances en la dimensión de Ambiente Escolar están relacionados con el programa Escuela Entorno Protector, que el año pasado tuvo una inversión de $8.327 millones de pesos y brinda acompañamiento con psicólogos en las 228 instituciones educativas de la ciudad, quienes en el 2016 adelantaron 18.643 atenciones en territorio (que incluyen trabajo grupal con familias, jornadas para fortalecer los proyectos de vida y acciones de prevención de consumo de sustancias).

Según Luis Guillermo Patiño, secretario de Educación, estos resultados comprometen a la Alcaldía a continuar en el camino del mejoramiento de la educación pública pues, de seguir así las proyecciones, se cumplirán las metas del Plan de Desarrollo para Primaria (5.9) y se superarían las metas en Secundaria (6.0)  y Media (6.4).

 img indice sintetico

 

COMPARTE:

Profe: participa de Expedición Maestro, en el Museo Casa de la Memoria

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

img expedicion maestro inscripciones

Como parte de las actividades que se están realizando con la campaña #MaestroCiudadanoEjemplar, el Museo Casa de la Memoria se une con una invitación a los docentes de instituciones educativas oficiales, de cobertura y privadas de la ciudad para el recorrido interactivo por la exposición Medellín: memorias de violencia y resistencia, con el objetivo de identificar las posibilidades de fortalecimiento de los contenidos y procesos pedagógicos que lideran los maestros.

  • Fecha: viernes, 26 de mayo
  • Hora: 8:30 a.m.
  • Lugar: Museo Casa de la Memoria. Calle 51 - No 36 - 66 Parque Bicentenario

Inscríbete aquí

COMPARTE:

Nuestras instituciones educativas cuentan con una Guía PEI

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

img guia pei

Cerca de 300 personas de instituciones educativas de la ciudad, participaron en el evento de socialización de la “Guía Metodológica para la construcción, actualización e implementación del Proyecto Educativo Institucional - PEI”, un documento orientador para directivos docentes y equipos de gestión escolar, con base en los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional y la Secretaría de Educación de Medellín. La construcción de este documento fue liderada por la Secretaría de Educación, en convenio con la Universidad de Antioquia.

El Proyecto Educativo Institucional – PEI es la brújula que guía la gestión escolar de la institución educativa. Es la herramienta donde la comunidad educativa plasma su visión del proceso educativo. Este documento contiene definiciones y conceptos, cómo elaborar un diagnóstico PEI para la toma de decisiones, rutas de acción según el estado del PEI y evaluación y seguimiento. Además, cuenta con un software que ayuda a las instituciones educativas a realizar todo este proceso.

pdf Guía metodológico para la construcción, actualización e implementación del Proyecto Educativo Institucional - PEI (12.19 MB)

COMPARTE:

Pintar, leer y jugar para sanar. Aulas hospitalarias, salas de desarrollo para la creatividad

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

banner aulas hospitalarias

Alguna vez todos hemos estado en un hospital.  Para la mayoría, la primera vez ocurre cuando el llanto da cuenta que una nueva vida ha llega a este mundo. Así, el comienzo de nuestra historia ocurre en una institución clínica u hospitalaria.

Luego, a lo largo de nuestra existencia, habremos de poner nuestros pies en un hospital. Unos más y otros menos, unas veces porque requerimos un procedimiento médico, otras porque debemos visitar a algún familiar o amigo que se encuentra recluido debido a un quebranto de salud, en fin, por diferentes razones estaremos en un hospital.

El silencio, el aire frío, el sonido metálico de los carritos en los que trasladan los alimentos o el instrumental para tomar muestras, aplicar medicamentos o controlar los procedimientos en las historias médicas, caracterizan el ambiente hospitalario. 

Probablemente, pocos podrían decir que un hospital también puede ser un lugar lleno de color, de risas, letras y diversión. Sin embargo, ello ocurre en Medellín y no es cuando vemos la película “Patch Adams”; aquella famosa historia del médico que por medio del humor busca mejorar la condición de los pacientes.

Juegos, color y letras que ayudan a sanar.

Si algo es eterno es el tiempo en un hospital. A pesar de los televisores, los libros, las visitas o el dormir, la sensación es que el tiempo corre lentamente. En el caso de un adulto, si bien no es más sencillo, podría pensarse que comprende bien que su condición así lo requiere.

Sin embargo para un niño esto puede significar algo peor que el más duro de los castigos impuestos por portarse mal. Una habitación en silencio, una cama extraña, los medicamentos amargos o el dolor de una inyección, el estar lejos de sus amigos, todo ello es una dura prueba, no solo para ellos sino para sus padres o cuidadores.

Pensando en ello, desde 2013, el Hospital Infantil Concejo de Medellín concibió un programa con el propósito de que los niños tuvieran un espacio diferente a su habitación o la sala de recuperación durante su enfermedad. Desde el médico, hasta la nutricionista, desde el trabajador social hasta el personal de enfermería, todos ponen su grano de arena para que la atención de un pequeño, sea menos triste para él y su familia, y que el proceso de recuperación se dé de una forma diferente, al tiempo que se fortalecen los vínculos afectivos entre el niño y su cuidador.

Al programa, poco a poco, se han vinculado otras entidades e instituciones haciéndolo. En este sentido, y con la efectiva articulación con la Secretaría de Educación, hoy hablamos de “Aulas hospitalarias, que permiten a los pequeños continuar con su proceso escolar sin interrupciones, gracias a espacios locativos y procedimientos diferentes, de puertas abiertas, que dan un nuevo enfoque a la atención que brinda la institución hospitalaria a sus pequeños pacientes.

Diferentes espacios, con dotación específica, esto es, computadores, tabletas, un proyector, sistema de sonido, sillas, mesas y material lúdico, permiten promover el aprendizaje con el apoyo de la red de pedagogos de la Secretaría de Educación de Medellín, a fin de garantiza la continuidad del proceso de formación de cada niño según sus necesidades académicas, evitando así la desescolarización debido al padecimiento de una enfermedad.

Cabe anotar que al Hospital Infantil Concejo de Medellín llegan 4 mil niños y niñas mensualmente para ser atendidos, de los cuales aproximadamente 600 son hospitalizaos. Estos niños y sus familias son los beneficiarios del programa, el cual es gratuito y de puertas abiertas para quienes deseen participar de sus actividades.

Hoy día, teniendo en cuenta que cuando hay un niño enfermo, hay una familia enferma, las “Aulas Hospitalarias” permiten no solo garantizar la continuidad educativa de los menores internados, sino ser “salas de desarrollo” como las concibe el hospital, en las cuales el niño puede crear, jugar, experimentar, y sobre todo sanar.

Igualmente permite crear redes de apoyo entre los padres o cuidadores de éstos, facilitando el aprendizaje sobre la enfermedad, sobre su cuidado y estrechando los lazos entre madre e hijo, dado que mediante las diversas actividades, ellas descubren otras habilidades, intereses y capacidades que, en ocasiones, desconocían.

En particular, las madres también son “atendidas” en el aula. Este es un espacio que permite bajar la tensión emocional que sufren y darles un poco de tranquilidad y de comodidad durante el tiempo de hospitalización. Cambiar la habitación o la sala de atención, por un espacio lleno de color, actividad, sonrisas, modifica su estado anímico, afectado por la enfermedad de su pequeño, por uno que les permite relajarse, compartir y descubrir nuevas habilidades en sus pequeños.

Así, al compartir estas actividades, descubren que sus pequeños pueden escribir en otro idioma, cantar, o pintar. Al saberlo, y dado que cuentan con el acompañamiento de personal de la Secretaría de Educación, pueden aprovechar otros programas como el de Educación Complementaria, para fortalecer estas aptitudes y potenciar sus habilidades en áreas que van desde el bilingüismo a la robótica.

Un ejemplo es Angie. Ella es la mamá de Melanie Cartagena, quien ha estado internada en varias ocasiones por una patología que está afectándole el riñón. Para Angie el programa ha sido de significativa importancia, ya que no solo acompaña a su niña, sino que participa de las actividades y comparte con las otras mamás, haciendo que el tiempo pase más rápidamente.

Desde la visión de los pequeños pacientes el programa es una experiencia que los llena de alegría. José David Estrada es un ejemplo de ello. Con 9 años, presenta una afección en su talón producto de una caída lo cual le ha obligado a estar internado 22 días. José celebró su cumpleaños en el hospital, estudia en el San Vicente de Paúl y cursa séptimo grado. Él, quien por primera vez participa del programa, disfruta de las diferentes actividades que la jornada tiene para él. Ello le permite cambiar su habitación, donde debe permanecer con niños más pequeños, por un espacio lleno de color donde puede jugar y divertirse.

En la jornada lo acompaña Juan Calle, mentor pedagógico de la Secretaría de Educación, quien es responsable de generar un nuevo modelo pedagógico a partir de lo mucho e increíble que pueden enseñarles estos niños a los adultos, a través de vivir una experiencia desde la autonomía para generar un nuevo aprendizaje.

Pero la acción educativa con niños que padecen una condición de enfermedad trasciende las paredes de estas aulas hospitalarias o salas de desarrollo. La gestión educativa de la Alcaldía de Medellín llega hasta los hogares.

Este es el caso de Logan Andrés, quien presenta una condición de inmunodeficiencia la cual le impide incluso salir de su casa para atender el proceso educativo en una institución formal.  Ello afecta no solo su formación académica, sino, y en forma mucho más compleja, su relacionamiento pues no puede entrar en contacto con otras personas sin que ellas cumplan rigurosas medidas de bioseguridad, a fin de que su condición de salud no se vea afectada.

Hoy, Logan, recibe acompañamiento desde la Secretaría de Educación, en materia educativa y psicológica, lo cual le permite aprender, acompañado por su hermana, y explorar el tema que le apasiona: la química. Aunque sabe que tiene todavía mucho que investigar, él quiere ver cómo las cosas pueden hacerse grandes o pequeñas. Por ello investiga en google y también en youtube.

Este proceso también le permite hacer amigos, ya que antes no tenía ninguno, aprender cómo comportarse, dibujar a su familia y reconocer el valor que ella tiene en su proceso de enfermedad.

Hoy Logan y su familia están felices. Además de aprender, hace amigos, recibe las visitas de las tutoras y cambia el encierro al que lo somete su enfermedad por el contacto abierto con el mundo gracias a las tecnologías digitales. Ello ha mejorado su comunicación y como lo señala su mamá,  le ha permitido ser más abierto con la gente, dice lo que siente y aprende a manejar la condición de enfermedad.
Por eso, pintar, leer y jugar, aprender y compartir en las aulas hospitalarias, y más allá, en las casas cuando las condiciones de enfermedad así lo exigen, es mucho más importante que los medicamentos, a la hora de sanar.

 

 

COMPARTE:

“Uno investiga lo que lo apasiona y lo hace feliz”: Silvia Luz Marín

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

img perfil maestro

“Siempre impartía las clases con un texto guía y replanteé mi metodología pedagógica a través de preguntas problematizadas, con las cuales trataba de comprender las necesidades y entornos de mis estudiantes. Descubrí que dichos interrogantes se convertían en iniciativas de verdaderos procesos de investigación”, expresa Silvia Luz Marín Marín, docente del área de básica primaria de la institución educativa Rafael Uribe Uribe, ubicada en el barrio La América de Medellín.

Todo inició cuando un estudiante con problemas comportamentales llevó a clase una patineta y retó a la profe Silvia a montarse. Silvia vio dicho momento como una oportunidad para explicar la energía cinética y potencial. Las risas de los estudiantes no se hicieron esperar. La profe se cayó y en el segundo intento logró mantener el equilibro, pero no pudo desplazarse por lo que requirió ayuda.

“Ese momento fue emocionante. Luego todos querían subirse y desde ese instante entendí que mis prácticas pedagógicas se debían renovar”, recuerda Silvia con agrado y satisfacción ese instante significativo. 

Silvia manifiesta que dentro de sus clases, “se desarrollan procesos de investigación, donde los niños van demostrando agrado y placer, por sus aprendizajes y son capaces de socializar con apropiación lo que aprendieron”. Agrega, además, que “uno investiga lo que quiere y lo que lo apasiona”, con la intención de demostrar que se debe escuchar siempre a los estudiantes, desde su entorno y cotidianidad.

En la Rafael Uribe Uribe se han consolidado semilleros de investigación que han trascendido la institución educativa, con participación en ferias y eventos locales, nacionales e internacionales, a través de proyectos como Semilla matemáticaMicrobichos robóticosHuesitos sanosNiñosauriosPlanta sapiensLombriciando y Los pingüinos, entre otros.

Estás investigaciones nacen de preguntas de niños de 6, 7 y 8 años, las cuales son documentadas y registradas en una bitácora. Día a día los chicos escriben, reescriben, dibujan o pegan imágenes que representan lo que están observando, lo que sienten y lo que viven.

“Por ejemplo, Huesitos sanos partió de Poncho. ¿Quién es Poncho?, pues son los huesos de una mula que encontró el abuelo de una de mis niñas investigadoras, los cuales relacionaron por su forma con los dinosaurios. Pero la curiosidad del niño es infinita, empiezan a sumergir los huesos de pollo y de cerdo en diferentes sustancias para demostrar cuáles gaseosas y bebidas azucaras le hacían más daño a nuestro sistema óseo”, comenta con gran satisfacción Silvia al ver uno de los resultados de la investigación: su estudiante Valery Yulieth Rozo Espinosade 8 años de edad, escribió el artículo llamado Huesito Sanos en la revista Ingenio, publicación de divulgación científica de la Universidad Pontificia Bolivariana.

El proceso con niños investigadores

“La pregunta se instaura en mi aula día a día, donde escucho a los estudiantes y los oriento desde sus necesidades y contextos. Igualmente, para que se diviertan mientras investigan”, agrega  Silvia, quien nació en Fredonia, Antioquia. Se graduó de la Normal Superior Mariano Ospina Rodríguez, de dicho municipio, y desde muy joven ejerce su vocación docente, la cual fue encaminada por sus padres Luz María y Juan de la Cruz.
“A los 17 años impartía clases en una escuela rural, ubicada en lo más alto de la vereda La Meseta, en Titiribí, Antioquia, lo que me permitió asumir mi trabajo con pasión, pero a la vez con mucha responsabilidad”, menciona Silvia mientras recuerda con agrado esa primera experiencia docente.

Son 31 años de vocación, en los que también ha compartido sus conocimientos con la comunidad de la escuela La Esperanza No. 2, ubicada en el barrio Santo Domingo Savio de Medellín. Allí llegó en 1995, con el deseo de afrontar nuevas experiencias que le permitieran crecer tanto en lo personal como en lo profesional. Silvia recuerda que todavía no se había construido el Metrocable y que su población era, en su gran mayoría, campesina desplazada, ya sea por la violencia o en búsqueda de un buen futuro.

Su compromiso la llevó en 1999 a la institución educativa Rafael Uribe Uribe (donde actualmente labora). Desde ese entonces replanteó su metodología al tratar de conocer las necesidades de sus estudiantes, quienes llegaban a la escuela desde diferentes lugares de la ciudad, especialmente de los barrios que integran las comunas 12-La América y 13-San Javier, donde observó que los entornos y problemáticas sociales eran totalmente diferentes.

El proceso de niños investigadores que lidera la profe Silvia surgió en 2005, con el proyecto Semillas Matemática, el cual consta de diferentes actividades académicas, entre las que se destaca el Carrusel matemático, espacio para la comprensión de la matemática. Hasta el momento, esta actividad continúa realizándose cada año en la institución educativa. 

Sin embargo, la evolución en el proceso de niños investigadores se evidenció en 2011, con la materialización de Sembrando semillas de ciencia para la vida, proyecto configurado por Silvia con el propósito de fomentar la pregunta como método de relacionamiento del entorno con las ciencias naturales.

Experiencias significativas

“Expresiones como la de Valery, nos permiten mirar que la pregunta es importante en la escuela, donde éstas experiencias movilizan a todos los niños y padres de familia por medio del trabajo colaborativo”, expresa la profe Silvia con el orgullo.

Y es, precisamente, Sembrando semillas de ciencia para la vida la experiencia pedagógica que le ha permitido a la profe Silvia obtener premios y reconocimientos. Ganó el Premio Ciudad de Medellín a la Calidad de la Educación 2014, recibió mención de honor del Premio Compartir al Maestro 2015 y el reconocimiento de Ondas Maestras de Colciencias 2016. Igualmente, ha participado junto con sus estudiantes en ferias nacionales e internacionales, como las ferias CT+I del Parque Explora y Ondas y la Feria Mexicana de Ciencias e Ingenierías 2014, entre otras.

También ha publicado textos con sus historias y experiencias, como las registradas en diversas líneas del libro “Los maestros cuentan” de la Secretaría de Educación de la Alcaldía de Medellín y Proantioquia. Actualmente es finalista de los Premios Compartir al Maestro 2017, lista que es integrada por nueve maestros del país. Ella es la única de Antioquia y del área de básica primaria. La premiación se efectuará en Bogotá el 25 de mayo.

“Un punto clave es la confianza y la admiración que sienten los padres de familia cuando sus niños van desarrollando habilidades que potencian sus proyectos de vida. Mi aula permanentemente, mi día a día (…) es la comunicación y la interacción con padres de familia”, manifiesta Silvia, a la misma vez que resalta que ha contado con aliados para desarrollar su trabajo, tanto personas como instituciones.

Destaca la colaboración de toda la comunidad educativa (rector, coordinadores, compañeras de trabajo y padres de familia), al igual que el apoyo y acompañamiento de sus pares académicos voluntarios, de la Secretaría de Educación de la Alcaldía de Medellín, del Centro de Innovación del Maestro MOVA, de los diferentes programas y proyectos del Parque Explora, del Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia, CTA, (a través del programa Ondas de Colciencias), de Proantioquia, de Pequeños científico de la Universidad EIA, de la Universidad de Antioquia y la Universidad Pontifica Bolivariana y de la Universidad de los Niños, iniciativa de la Universidad EAFIT.

Silvia invita de manera entusiasta “a otros docentes, a padres de familia, directivos, rectores, para que sigan apoyando a sus estudiantes de acuerdo a las necesidades y procesos que se presenten no solo en el aula sino en su entorno”. Agrega que “escuchar al niño vale la pena. Pues, la pregunta es un camino para procesos de innovación y un aprendizaje significativo, porque preguntar es divertirse”.

 

COMPARTE: