La comida, moneda del afecto
Samir Chacón Usquiano
Docente orientador
Con la cocina sí se crea, Mova

GastronomíaLa cocina evoca y convoca. Las prácticas en familia están desapareciendo por las innumerables situaciones de tiempo, espacio, conocimiento y falta de arraigos e identidad familiar, por lo que se hace necesario iniciar un proceso de reivindicación y reencuentro con los escenarios comunes que anteriormente servían para el diálogo, la transmisión oral de valores, costumbres y los conocimientos del hogar que fueron compartidos por los mayores en torno al fuego, una mesa en la cocina o el comedor de la casa.

Hablar de cocina en Mova es hablar de armonía, de trabajo en equipo, hablar de todas esas competencias y valores que pueden ser aplicados en el aula. Como la cocina es un eje transversal a todas las áreas del conocimiento, es más fácil y más práctico con las actividades y actitudes frente a la cocina acercarnos al estudiante y, el profesor aprende también para su calidad de vida y para poderse comunicar en familia y con sus propios estudiantes.

El contacto con los alimentos genera en el ser sentimientos de cariño y amor hacia las personas a quienes se les prepara, y esa práctica también genera las mismas expresiones y sentimientos en quien las recibe. La comida puede ser la moneda del afecto. Nuestras abuelas, tías y demás personas mayores buscaron en los dulces y las golosinas un instrumento de acercamiento con las generaciones menores y con ello propusieron un diálogo de aprobación y desaprobación de las situaciones de vida.

Mova propicia un espacio que permite reencontrarnos con esa práctica milenaria de preparar para compartir y dialogar a través y con los alimentos donde los puntos imaginarios de aporte nutricional, presentación, innovación, creatividad, combinación y oportunidad de la compra de alimentos de bajo costo, contribuyen a la economía familiar y al poder compartir estas experiencias con otros seres allegados o afines en un mundo de experiencias de sobrevivencia.

Actualmente, nos encontramos con propuestas de reality y concursos donde observamos que el tema de cocina también es moda y, como tal, deberíamos seguirla; la verdad es que además de ser moda, la cocina es la identidad de un país, es la muestra de patrimonio inmaterial y lo que realmente se debe observar es que estamos en la obligación de preservar y defender nuestras costumbres.

 

COMPARTE: